domingo, 14 de julio de 2013

La Hinchada respondió, pero Nacional no logró obtener la ventaja en casa.


Desde la mañana del día de hoy se empezó a vivir la fiesta de la final en la ciudad de Medellín, y como siempre la Hinchada respondió; pero el equipo que debía dar la puntada final, no fue más que su rival, y no logró conseguir la victoria en su propia casa.

Y con tanta expectativa inicio el cotejo sobre las seis en punto de la tarde en el Atanasio Girardot. El cotejo comenzó con una jugada de desborde con Steffan Medina por la banda derecha a tan solo 40 segundos de haber rodado el balón,  lo que a muchos le hizo deducir que el partido iba a ser de 'toma y dame'.

Pero sin embargo fue todo lo contrario. En la primera mitad tuvo una que otra escaramuza por parte de algunos jugadores de Nacional, como de Santa Fe. El partido además contó con mucha cantidad de hombres en la mitad del terreno de juego, y las faltas estuvieron en abundancia. Sólo al minuto 33 de la primera parte, el recién ingresado Farid Díaz (quién entró minutos antes por Juan D. Valencia que se encontraba lesionado), tomó una pelota en rebote, y con la misma intención, desde la mitad del terreno de juego saca un potente zurdaso que pasa muy cerca del palo más largo defendido por Camilo Vargas.

Y una minuto después, al minuto 34 de la primera etapa, Alejandro Bernal también sacó un espectacular derechaso que fue bien maniobrado por el portero visitante, quién envío el esférico al tiro de esquina. Y hasta ahí las opciones de gol por parte de Nacional. Muy pobre el equipo local en ataque, al igual que el equipo visitante. Y sin muchas opciones y con muchas faltas, se irían al descanso luego de los primeros 45 minutos de juego.

Ya en la segunda mitad, el cotejo mejoró en un poco pero solo en eso, un poco. Aunque para esta segunda mitad llegaron las variantes, se vio un poco más ofensivo el equipo, pero no fue lo suficiente para abrir el marcador. Y mientras Nacional trataba de llegar al arco rival, Santa Fe también hacía su trabajo replegándose y contra golpeando, pero afortunadamente la defensa estuvo muy bien parada.

Corrían los minutos y Nacional apresuraba para tratar de conseguir un gol y así ponerse arriba en el marcador, pero los Verdolagas no contaron con una buena noche en definición, y sí encontraron a un Cristian Vargas que respondió excelentemente cuando se le fue exigido.

Y lastimosamente, Nacional no estuvo conectado en las tracciones de defensa a ataque, y en muy pocas ocasiones llegaba con muy poco número de atacadores. Y también como punto casi fatal para los locales y visitantes, fue el no encontrar a ninguno de sus 10. Ni Macnelly Torres para Nacional, ni Omar Pérez para Santa Fe, se destacaron en el cotejo y tuvieron un partido muy discreto, que sin duda, si hubieran estado es una buena noche, lo más probable es que esta primera final hubiera tenido por lo menos un gol.

Pero frente a un lleno total en el Atanasio Girardot, con 43.799 hinchas en las graderías, Nacional no contó con un gol que lo llevara un poco más tranquilo a la ciudad de Bogotá donde se definirá el campeonato de este primer torneo.

Ahora, Nacional deberá ir a Bogotá y dar todo en condición de visitante para poder lograr la estrella número 12.